MadridTeacher.com  
Profesores - Madrid Employment - Madrid Jobs in Spain Academias de Inglés Links Profesores Corredor de Henares

Cómo diseñar un programa de estudio individual      English

Por Paul Kelly
(Clases de Inglés)


No es ningún secreto que el estudio individual es clave para aumentar el dominio del inglés rápidamente. Pero, ¿cuál es la mejor manera de enfocarlo y cuánto tiempo hay que dedicarle?

 
Paul Kelly
Paul Kelly

Clases de Inglés
en Madrid. Ofrezco clases particulares para adultos.
 
Profesores - Madrid
Profesores - Madrid
Profesores Inglés
Madrid Centro pg 2
Profesores norte
Profesores noroeste
Profesores sur
Profesores suroeste
Profesores sureste
Corredor Henares
Online Teachers
Traducciones
French Flag   German Flag   Spanish Flag
Profesores francés,
alemán y español
 
English Teachers - Madrid
English Teachers Madrid
Employment Madrid
Jobs in Spain
English Teaching in Madrid
English Academies in Madrid
Best of Madrid
Estudiar Inglés
Estudiar Inglés
Vocabulario - inglés
Gramática - inglés
Academias de Inglés
 

David Overton

New

First Class Private Class

TEFL Diary

 Scroll down

 
 
Google Plus Page
    Profesores Madrid

This text translated from English to Spanish by a professional translator.


Vamos a empezar con la primera pregunta. La respuesta más obvia es “cuanto más tiempo mejor”, pero no se trata de dedicarle un rato por aquí y otro por allá cuando a uno le apetece. Siempre hay algo que apetece un poco más y el inglés queda olvidado, muy por detrás de cualquier programa de la tele o de cualquier cosa menos el inglés.

La clave del éxito de un programa de estudio consiste en fijar un momento específico del día (o todos los martes, o todos los fines de semana) para estudiar, y respetarlo. Puede que sólo sea media hora a la semana o media hora al día, pero lo importante es que esté programado de manera realista con respecto al resto de actividades previstas. También hay que recordar que es preferible hacer pequeñas sesiones de estudio regulares que sesiones largas e intermitentes. Si uno dispone de cinco horas a la semana para dedicarle al inglés, es mejor dedicar una hora al día cinco veces que pasarse cinco horas seguidas con ello el domingo. Pero si no hay otra opción que la de una sola sesión larga, por lo menos tendrá que hacerse con regularidad.

Bueno, y ahora que ya hemos programado el horario de estudio y dado a los niños en adopción, ¿qué podemos hacer para aprovechar el tiempo al máximo? Existe una regla de oro que nunca se debe olvidar. Es más importante que ninguna otra y resulta absolutamente crucial para lograr el éxito en un programa de estudio.

HAZ COSAS QUE TE GUSTEN.

Somos muchos los que hemos crecido con la creencia firmemente arraigada de que el aprendizaje sólo se produce con sangre, sudor y lágrimas: hay que sufrir para progresar. Hay que clavar los codos. Muchos estudiantes de inglés piensan que deben adoptar una actitud de resistencia estoica ante la tarea que se les presenta. Que hacer ejercicios de gramática, memorizar listas de vocabulario y escribir redacciones son pasos esenciales que uno debe seguir hasta el final para lograr progresar.
Lo cierto es que esto una falacia, o algo mucho peor. Se trata probablemente de la idea más contraproducente que pueda existir, ya que ataca al que quizá sea el elemento clave del aprendizaje de idiomas: la motivación. Vamos a ver un ejemplo para demostrarlo. Uno de los clásicos de la enseñanza del inglés es un libro titulado “English Grammar in Use”, de Raymond Murphy. No cabe duda de que es una fuente muy útil para los profesores, pero imaginemos la perspectiva de hacer las 130 unidades una tras otra. Sería tan interesante como contemplar cómo se seca la pintura, y uno termina por odiar el inglés y a cualquier persona que se llame Murphy. Todas tus buenas intenciones se van al traste ante la idea de enfrentarte otra vez con el “present perfect”. Cuando te quieres dar cuenta, lo has dejado completamente, y quizás atribuyes tu fracaso al hecho de que no tienes madera para ello, en vez de a la verdadera razón: eres un ser humano y necesitas hacer cosas que te interesen para permanecer motivado.

Conviene matizar que sí que hay algunas personas que disfrutan haciendo ejercicios de gramática y leyendo el diccionario. Si éste es tu caso, sigue adelante sin dudarlo. La idea es que uno tiene que encontrar actividades que le resulten divertidas, sean cuales sean.

¿Y qué alternativas hay? La siguiente lista dista mucho de ser exhaustiva, pero puede darte algunas ideas para empezar.

1. Ver vídeos y televisión.

Ver películas con frecuencia es una manera estupenda de progresar con el inglés, no sólo porque son entretenidas, sino porque aportan una fuente increíblemente rica de sustrato idiomático. Los guionistas suelen imitar los patrones reales del habla en sus diálogos, lo que significa que introducen muchos modismos, “phrasal verbs”, expresiones coloquiales y vulgarismos; en pocas palabras, el idioma en estado puro. Basta con escoger una película que te guste, poner el sonido y los subtítulos en inglés y después sentarse y relajarse. No parece demasiado difícil, ¿verdad?

Se trata de una técnica de aprendizaje pasivo y resulta extremadamente eficaz cuando se utiliza de manera regular y prolongada en el tiempo. Quizá no mejore mucho tu capacidad para hablar, pero sí que aumentará enormemente tu comprensión auditiva y tu capacidad de reconocer el vocabulario y las expresiones. No te preocupes si no puedes entender todo. Si puedes seguir el argumento y entender lo básico, basta con eso.

Una técnica más activa sería ver la película otra vez y anotar todo lo que te llame la atención. Puedes intentar adivinar el significado según el contexto y después cambiar los subtítulos a español y ver si tenías razón.

Tampoco hay por qué limitarse a las películas. Muchas series de televisión como Friends, House, los Simpson, etc., están disponibles en DVD y se pueden utilizar de la misma manera.

2. Escuchar la radio

La ventaja de la radio es que el idioma que se escucha en ella es auténtico. Incluso para estudiantes de niveles inferiores que no comprendan demasiado, no les vendrá mal dejarla puesta mientras hacen otras cosas. Te sirve para hacerte el oído al inglés y reconocer las palabras que ya conoces. Para estudiantes más avanzados, la radio les abre un enorme abanico de posibilidades. La BBC (http://www.bbc.co.uk/radio/d/) ofrece ocho canales diferentes con programas de actualidad, deportes, música, arte, teatro, historia, ciencia, religión, comedia, etc. Muchos programas se pueden descargar y algunos vienen con transcripciones para leer al mismo tiempo que se escuchan.

3. Escritura creativa

¿Y qué tal si escogieras algunas de esas expresiones que anotaste durante la última película o programa de radio e intentaras utilizarlas? Se pueden incorporar a un relato, sin importar lo descabellado que sea. Cuando se utiliza el vocabulario que se acaba de aprender y se sitúa en un contexto escrito asociándolo con imágenes visuales, se logra recordarlo con mucha más facilidad. No hace falta enseñarle el relato a nadie ni preocuparse por la gramática. Hazlo sólo para pasar un buen rato.

4. Leer.

A los que les guste leer en español, también disfrutarán leyendo en inglés. Quizá requiera algo más de esfuerzo al principio, pero cuando estás metido de lleno en la trama, lo que importa es el argumento y no el idioma.

Tampoco os podéis perder las librerías que ofrecen libros en inglés. La que más me gusta se llama Pasajes (http://www.pasajes libros.com), situada en la Calle Génova. Tienen una gran variedad de libros y un personal muy amable. También hay otras tiendas interesantes, como la Casa del Libro, en la Gran Vía, y Booksellers, en la Calle Fernández de la Hoz.

Sin duda, todas estas sugerencias de lectura presuponen ciertos conocimientos de inglés (por lo menos de nivel intermedio), pero esto no quiere decir que los alumnos de niveles básicos estén excluidos. En todas las librerías anteriores se pueden encontrar lecturas graduadas o simplificadas. Suelen venir con un CD, lo que ayuda a mejorar la comprensión auditiva. No son tan interesantes como las lecturas normales, pero ayudan a prepararse para ellas.

Para estudiantes de nivel avanzado e intermedio tirando a avanzado, las obras de teatro son una opción estupenda, ya que a menudo vienen con versión audio, lo que permite practicar la comprensión auditiva. Como sucede con las películas, el idioma que se utiliza procura imitar la manera de hablar real, con toda la riqueza que ello conlleva. Entre los clásicos cabe mencionar:

  • “The Importance of Being Earnest” y “An ideal Husband”, de Oscar Wilde.
  • “A Streetcar named Desire” y Cat on a Hot tin Roof”, de Tennessee Williams.
  • “The Crucible” y “Death of a Salesman”, de Arthur Miller
  • “Who’s afraid of Virginia Wolf”, de Edward Albee (todas estas obras cuentan además con una adaptación a la gran pantalla).
  • También merece la pena echar un vistazo a dramaturgos modernos como Sam Shepard, David Mammet y Tom Stoppard.
  • La lectura ofrece numerosísimas posibilidades. Hay revistas en inglés sobre prácticamente cualquier tema imaginable. Si te interesa el submarinismo, el aeromodelismo, el punto, la vida de los ricos y famosos, la escalada en roca, la mecánica o la programación, pásate por VIPS y mira a ver si encuentras algo de ello. Si no, seguro que está disponible en algún sitio por Internet. En los kioscos de Sol y de la Gran Vía se pueden encontrar periódicos y revistas como The Guardian, The International Herald Tribune, the Financial Times y The Economist. Todos ellos son ideales para personas más orientadas al mundo empresarial.

    Una buena motivación es pensar que a medida que vas mejorando con el inglés, podrás acceder a más tipos de lectura que antes.

    5. Seguir cursos

    No se trata de cursos específicamente concebidos para aprender inglés, sino de cursos sobre cualquier tema impartidos en inglés. Por ejemplo, si eres aficionado a la fotografía y quieres aprender más al respecto, no tendrás ningún problema para encontrar cursos de este tipo en español, pero te resultará casi igual de fácil encontrar uno en inglés y matar dos pájaros de un tiro. Hay más cursos por Internet de los que uno se pueda imaginar, y gran parte de ellos de imparten en inglés.

    Por otro lado, existen muchos cursos presenciales en Gran Bretaña e Irlanda, con temas que van desde la jardinería hasta el Tai Chi y una duración comprendida entre dos días y varios meses o más; en cuanto a temas y a duración, la variedad está servida. Así que, el próximo puente, ¿por qué no cogerte un vuelo barato a Inglaterra y hacer un curso de cocina de dos días en Cornualles, o un seminario de un día en Londres para aprender a clonar una oveja?

    Lo mejor de este método es que se entra en contacto con personas de lengua materna inglesa, lo que no suele ocurrir en la mayoría de los cursos de idiomas.

    También hay otras ventajas menos evidentes. Muchos lingüistas afirman que, al concentrarse en una tarea más bien que en las palabras mismas, los estudiantes adquieren el idioma de manera natural. Aprenden sin darse cuenta.

    Es cierto que esta opción requiere confianza en uno mismo y un nivel intermedio de inglés como mínimo (preferiblemente algo superior), ya que es probable que no te encuentres a un profesor tan comprensivo como para que te repita las cosas cinco veces por tratarse de ti (pero quién sabe, quizá tengas suerte).

    Un plan aún más ambicioso sería cursar estudios universitarios en inglés. No es tan descabellado como parece. La Open University del Reino Unido (http://www.open.ac.uk) ofrece una enorme variedad de cursos de primer ciclo y de postgrado, que se pueden estudiar a distancia. Se requiere presentarse a un examen de inglés para poder acceder, pero el nivel exigido para la mayoría de los cursos no suele superar el nivel del CAE (Cambridge Advanced Certificate in English), y a veces es mucho menor. ¿Qué mejor que perfeccionar el inglés y aumentar tu cualificación profesional al mismo tiempo?

    6. Medir el progreso

    Dado que observar tu propio progreso motiva mucho, nunca está de más hacer un examen como el IELTS o el TOEFL antes de comenzar tu programa de estudio y repetirlo un año más tarde para ver todo lo que has mejorado. El IELTS (International English Language Testing System, http://www.ielts.org) se califica en una escala de 0 a 10 , mientras que el TOEFL (Test Of English as a Foreign Language, www.ets.org/) se califica de 0 a 250. Otra opción sería inscribirse en uno de los exámenes Cambridge (http://www.cambridgeesol.org), como el First Certificate, el Proficiency, etc., como incentivo adicional.

    7. Utiliza tu imaginación

    Existe un montón de maneras de practicar el inglés. Si tienes una webcam y tienes debilidad por el teatro, grábate haciendo lo primero que se te ocurra. Recita un poema, imita a algún personaje famoso, cuenta tu vida. Nadie tiene por qué enterarse y nada te obliga a publicarlo en You tube.

    Para amantes de la música, aprender letras de canciones es una idea fantástica, y cantarlas aún mejor. Aunque te parezca que tienes una voz tirando a espantosa, no te cortes, a menos que los vecinos te den un toque.

    Si llevas una lista de cosas que tienes que hacer o un diario, intenta escribir en inglés cuando los utilices. Los principiantes pueden poner pegatinas en la nevera, en la cama, en su taza, etc., con la palabra en cuestión escrita en inglés. Antes de ir al trabajo, te puedes parar cinco minutos a pensar en inglés todas las cosas que tienes que hacer durante el día. Habla solo o con el gato. En pocas palabras: rodéate del inglés, sumérgete en el idioma. Con un poco de imaginación, seguro que se te ocurren muchas ideas más.

    Por último, sea cual sea el plan de estudio que decidas seguir, te recomiendo encarecidamente que te compres un diccionario monolingüe y uno bilingüe. El formato digital será probablemente más práctico que el formato impreso, ya que últimamente la mayoría de los diccionarios ofrecen muestras de pronunciación que resultan muy útiles. También permiten encontrar las cosas más rápido y con menos complicaciones.

    Conclusión

    Aunque el estudio individual puede y debería resultar divertido, puede que en ciertas ocasiones el entusiasmo decaiga y que el objetivo parezca demasiado lejano e inalcanzable. Para estas ocasiones, me gustaría mencionar dos dichos que resumen a la perfección lo que hay que recordar en momentos así.

    En primer lugar, “un viaje de mil millas comienza con el primer paso”,

    y en segundo lugar, “sin prisa pero sin pausa”.
    Sigue adelante, pasito a paso. Al final llegarás a buen puerto. Y añadiré, aun a riesgo de sonar como un disco rayado, que nunca pierdas de vista la regla de oro: ¡QUE LO DISFRUTES!


    Nuevas Actividades para Estudiar Inglés

    David Harper Actividad para practicar el verbo "get" realizada por el profesor de inglés David Harper. Lee el texto y decide dónde insertar el verbo "get" (hay más que 20 ejemplos en distintas formas). Luego escucha el texto para comprobar tus respuestas.Uses of Get.


    Actividad para practicar pronunciación realizada por el profesor de inglés William Christison (Clases Particulares de Inglés). Lee el poema anónimo. Luego escucha y comprueba: (pronunciación - estadounidense).


    CC Golf Image The Masters Golf Championship. - Actividades para leer y escuchar de Hotpotatoes por el profesor de inglés Peter Wilson Clarke - Verbs Vocabulary, Other Vocabulary, Cloze, Quiz.






    Cinco puntos para mejorar tu nivel de inglés
    desde el último al primero. por Steven Starry.

    5) ¡Haz del inglés tu hobby y diviértete! Al menos dos o tres horas por semana. Apréndelo a través de actividades del tipo:

    • Lecturas – hay libros graduados según el nivel de inglés que tengas.
    • Internet – empieza por la página de enlaces.
    • Canciones en inglés - Coge tus favoritas, bájate la letra a través de Google y cántalas.
    • Televisión – muchas películas están también en inglés con el sistema “dual.”
    • Revistas – las hay especializadas para el estudiante de inglés en cualquier quiosco.
    • ¡Viaja! – no hay nada que conciencie más de la necesidad de mejorar tu nivel que poner tu inglés a prueba en el mismísimo Londres.
    4) ¡Sé constante!
    No hagas demasiado, ni tampoco pares por largos periodos de tiempo como hacen muchos durante el verano. Es importante también estudiar al menos 3 horas a la semana, aunque para progresar bien, deberían ser al menos 5 (eso incluye las horas de clase).

    3) ¡Se lo más disciplinado y organizado posible en las clases!
    La conversación libre, o la que el profesor enfoca a algún propósito pedagógico, es absolutamente necesaria, y que sea lo más amena y entretenida posible. No entendería cómo alguien podría mejorar su nivel hablado sin hablar. Sin embargo, cuanto más equilibres la conversación con otras actividades en las clases o fuera de ellas, mejor. En una clase de “one-to-one” (clase individual) es concebible hacer todos los trabajos y lecturas fuera de clase para luego comentarlas en la clase, pero sobre todo, es imprescindible que hagas las tareas que te asigne tu profesor y que asistas a las clases con puntualidad.

    2) ¡Consigue un profesor o asiste a una clase!
    En muchísimos casos, da igual que sea nativo o no, mientras que sea realmente bilingüe y profesional. Conozco a bastantes profesores de inglés españoles que hablan mejor que muchos nativos que he conocido y, desde luego, a menudo son mejores profesores simplemente por los años que han prestado a la carrera y a la profesión.

    1) ¡Toma responsabilidad para conseguir tus objetivos!
    No la abdiques y ten iniciativa en las clases. El profesor no puede aprender ni estudiar el inglés por tí, lo cual es obvio en cuestiones como estudiar y aprender vocabulario.

    Si aplicas estos cinco puntos con decisión a largo plazo, aprenderás inglés o cualquier idioma que te propongas: es simplemente una cuestión de las horas y el interés que inviertas. La verdad es que solamente te hace falta seguir el punto más importante: el punto número uno. Con eso, ya desarrollarías todos lo demás.

    Si quieres, puedes:




    Richard Vaughan


    Más videos y esta actividad traducida al inglés: :

    How to Create a Self-Study Program

    Más actividades:

    Mantener tu nivel - La profesora de alemán Astrid Schmidhofer) escribe un artículo para alumnos avanzados, explicando como se puede mantener el nivel.

    RSS for Jobs  RSS para alumnos













    Condiciones de Uso Política de Seguridad y Protección de Datos



    © MadridTeacher.com, 1999-2014.